¡Hola, mundo!

Ya sé que queda fatal que la primera y única entrada de un blog mantenga el típico asunto predeterminado de salutación indiscriminada, pero mejor eso que tener el blog pelado, sin nada. Si algún alma desprecavida cae por estos lares, y tiene interés, que sepa que pronto comenzaré a publicar artículos relacionados con tecnología de la traducción, o tecnología para traductores, y temas afines. Hasta entonces, ¡salud!